¿Quieren formar una familia,

pero no han logrado un embarazo?

Si han tenido relaciones sexuales sin protección por más de un año y no han logrado un embarazo, entonces es momento de acudir con un especialista, debido a que después de este periodo se considera que hay un problema de infertilidad en la pareja. Éste puede estar relacionado con la mujer, el hombre o ambos.

Quienes tratan la infertilidad en la pareja son los médicos ginecólogos con especialidad en Biología de la Reproducción Humana. En el Centro de Fertilidad IECH contamos con experimentados médicos especialistas que han ayudado a miles de parejas a lograr el sueño de la paternidad.

¿Quieren formar una familia,

pero no han logrado un embarazo?

Si han tenido relaciones sexuales sin protección por más de un año y no han logrado un embarazo, entonces es momento de acudir con un especialista, debido a que después de este periodo se considera que hay un problema de infertilidad en la pareja. Éste puede estar relacionado con la mujer, el hombre o ambos.

Quienes tratan la infertilidad en la pareja son los médicos ginecólogos con especialidad en Biología de la Reproducción Humana. En el Centro de Fertilidad IECH contamos con experimentados médicos especialistas que han ayudado a miles de parejas a lograr el sueño de la paternidad.

Inseminación intrauterina (artificial)

Es un tratamiento de baja complejidad que se realiza de forma ambulatoria en el consultorio. Consiste en colocar los espermatozoides (previamente capacitados en el laboratorio) dentro del útero (en el fondo uterino, cerca de las trompas de Falopio) para facilitarles el camino por las trompas uterinas y que, así, puedan llegar al óvulo y fertilizarlo (fecundarlo).

El objetivo es aumentar el número y la calidad de los espermatozoides que llegan hasta las trompas de Falopio, lo cual aumenta las probabilidades de fecundación.

Este tratamiento puede ser adecuado en los siguientes casos:

  • Alteraciones ovulatorias (problemas con los ciclos menstruales)
  • Alteraciones espermáticas (leves o moderadas)
  • Una trompa de Falopio obstruida
  • Más de un año sin lograr el embarazo sin otra causa de infertilidad
  • Alteraciones o problemas en el cuello uterino o con el moco cervical
  • Disfunción sexual en la eyaculación
  • Parejas del mismo sexo femenino
  • Mujeres sin pareja masculina con muestra de donador

Las probabilidades de éxito dependen de varios factores, pero, en general, oscilan entre 20 y 25 % por intento.

Es necesario que el especialista haga una valoración de la pareja para determinar si son candidatos a este tratamiento y cuáles son sus probabilidades de éxito.

Fertilización in vitro

(alta complejidad)

Las técnicas de reproducción asistida de alta complejidad se adecúan al diagnóstico particular de cada pareja, pero las principales técnicas y procedimientos que utilizamos en el IECH son:

Fecundación convencional

Consiste en poner en contacto más de 100 000 espermatozoides con los óvulos para que se produzca la fecundación. En esta técnica, biólogos ampliamente calificados se apoyan en infraestructura avanzada para unir el óvulo con el espermatozoide y formar un embrión en el laboratorio.

Inyección espermática intracitoplasmática (ICSI)

Este método consiste en inyectar un espermatozoide dentro de cada óvulo mediante la microinyección; la selección de espermatozoides se realiza con base en una ampliación de 400 aumentos.

Esta técnica de fecundación in vitro se elige para la mayoría de los casos, sobre todo en los siguientes:

  • Mujeres mayores de 40 años
  • Alteraciones espermáticas (baja cuenta de espermatozoides, baja motilidad o alteraciones en las formas normales)
  • Fallos en ciclos previos de fecundación in vitro
  • Otras alteraciones de los óvulos

Time lapse

Es una incubadora innovadora que contiene una cámara capaz de captar imágenes de los embriones en intervalos de tiempo, lo que hace posible monitorear el desarrollo embrionario sin sacar a los embriones de la incubadora. La gran cantidad de información que ofrece este sistema permite seleccionar de forma más precisa los embriones que se transferirán al útero para, así, aumentar las probabilidades de embarazo.

Cada embrión dispone de un espacio individual, es decir que no comparte el medio de cultivo con los demás embriones. Al no haber variaciones en las condiciones de cultivo, los embriones que se obtienen son de mejor calidad y, por tanto, hay mayores probabilidades de conseguir un embarazo.

Cultivo de embriones a blastocisto

Consiste en mantener los embriones en cultivo en el laboratorio hasta el quinto día de desarrollo. Para realizar el cultivo a blastocisto de forma exitosa se requiere un laboratorio de última generación, excelente infraestructura y un equipo de biólogos calificados con experiencia que garanticen que los embriones se desarrollen sin dificultad.

Si bien en el cultivo a blastocisto tendremos menos embriones para congelar, éstos serán de mayor calidad. La tasa de supervivencia de los embriones congelados en estadio de blastocisto es muy elevada, lo que aumenta considerablemente las probabilidades de conseguir un embarazo.

Vitrificación

Es una técnica de congelación ultrarrápida en la que los óvulos o los embriones se sumergen en nitrógeno líquido a -196 ˚C. Esto permite evitar el daño celular y, así, aumentar la tasa de supervivencia en la descongelación. En el IECH la congelación siempre se realiza mediante la técnica de vitrificación, ya que actualmente es uno de los procedimientos con mayor efectividad. La vitrificación ha hecho que la congelación de óvulos y embriones en estadio de blastocisto sea posible y dé buenos resultados.

Técnicas de selección espermática

Se utilizan antes de elegir el espermatozoide que se utilizará para realizar la ICSI. El proceso de selección permite obtener un espermatozoide con mayor capacidad de fertilizar el óvulo, lo cual se identifica principalmente mediante alteraciones espermáticas.

Laboratorio IECH

El coordinador del laboratorio de gametos del IECH es pionero en los tratamientos de reproducción asistida en México y tiene más de 30 años de experiencia en el manejo de los gametos. Colaboró en el primer nacimiento en México por fertilización in vitro, el cual se realizó en el IECH.

Nuestro laboratorio de embriología está acreditado por la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida (Red LARA). Asimismo, el IECH cuenta con la licencia de la Secretaría de Salud para poder realizar estos procedimientos. La acreditación y la licencia sanitaria representan la excelencia, la experiencia y el profesionalismo que nos caracterizan y nos enorgullecen.

Banco de óvulos criopreservados

El banco de óvulos criopreservados del IECH, Genivity Cryolife, está constituido por óvulos de donadoras estrictamente seleccionadas con base en los protocolos, las guías y los lineamientos que establecen la Asociación Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM) y el Cryotech Vitrification Kit. Por tanto, lo óvulos ofrecidos en nuestro banco, tienen alta calidad.

Nos respaldan más de 30 años de experiencia en tratamientos de reproducción asistida y 10 años de trabajo en la vitrificación de óvulos del programa de donación del Centro de Fertilidad IECH.

  • Infraestructura de vanguardia
  • Capacitación continua de todo el capital humano que labora en el banco de células germinales para ofrecer el mejor resultado
  • Óvulos vitrificados de la más alta calidad
  • Exhaustivo proceso de selección de donadoras
  • Alto número de óvulos vitrificados en existencias
  • Seguridad en el sistema de transporte y la logística del envío
  • Personal médico y de laboratorio altamente especializado en reproducción asistida

Nuestras donantes, estrictamente seleccionadas, son jóvenes de entre 18 y 25 años. Cuentan con buena salud física y psicológica y deben pasar exámenes ginecológicos, psicológicos, hormonales, serológicos, infecciosos, de enfermedades de transmisión sexual y antidrogas. Nueve de cada diez son profesionistas; no tienen obesidad ni antecedentes genéticos de enfermedades degenerativas en sus familiares de primer grado.

También se realiza una evaluación genética de la donante con el objetivo de evitar la transmisión de enfermedades genéticas autosómicas recesivas. Es posible realizar un examen de compatibilidad o matching genético que permite comparar la información genética de la donante con la de la pareja de la mujer receptora. *

Puntos clave de calidad

  • El porcentaje de supervivencia de los óvulos criopreservados de Genivity Cryolife es de 92%, mientras que el de fertilización general está por encima de 70%.
  • Las probabilidades de transferir dos o tres embriones de buena calidad en día tres de división o entre uno y dos blastocistos.
  • Los óvulos de las donantes que ingresan al banco de óvulos han tenido al menos un ciclo previo con formación de blastocistos y prueba de embarazo positiva.

Para el transporte de células se utilizan cajas diseñadas especialmente para ese propósito: los óvulos se transportan en los criocontenedores de nitrógeno líquido Dry Shipper, que pueden mantenerse a una temperatura de -196 ˚C. Contamos con una empresa de mensajería especializada, la cual se encarga de hacer llegar las células en un plazo de entre 24 y 48 horas.

*Preguntar disponibilidad

Banco de espermatozoides

El banco de esperma está constituido por un amplio catálogo de donadores estrictamente seleccionados con base en los protocolos, las guías y los lineamientos que establece la Asociación Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM).

El principal objetivo del banco es dar la oportunidad de formar una familia a aquellas personas que no lo han logrado. Por eso, el esperma de nuestros donadores tiene los mejores valores —antes y después de su descongelación— en términos de calidad, cuenta y motilidad espermática. Cada muestra asegura al menos 20 millones de cuenta total motil.

Nuestros donadores tienen las siguientes características:

  • Varón de 18 a 35 años
  • Profesionista
  • Física y mentalmente sano
  • Fertilidad comprobada
  • Exámenes médicos normales

Valoración médica

  • Espermograma con parámetros por encima del promedio
  • Prueba de descongelación espermática con parámetros que se mantengan dentro de los límites normales
  • Prueba de fragmentación del ADN espermático con valores inferiores a 15 %
  • Cariotipo normal
  • Pruebas genéticas de tamizaje negativas (incluyen fibrosis quística, talasemias, galactosemia y enfermedad de Hungtinton)
  • Exámenes generales normales (incluyen biometría hemática, química sanguínea, grupo y RH, examen general de orina, hemoglobinopatías y espermocultivo)
  • Antidopaje negativo
  • Pruebas de enfermedades de transmisión sexual negativas
  • Perfil infeccioso negativo
  • Evaluación psicológica completa además de los estudios clínicos

Genética reproductiva

En muchas ocasiones, la infertilidad está relacionada con problemas genéticos. Si estas alteraciones se diagnostican a tiempo, la probabilidad de embarazo puede ser superior a 60 % y las probabilidades de que el bebé nazca sano pueden ser de más de 80 %.

Dadas estas circunstancias, antes de la implantación es necesario identificar el número adecuado de cromosomas. Contar con esta información aumentará las probabilidades de éxito de dicho procedimiento y de los tratamientos de fertilidad.

En el Centro de Fertilidad IECH contamos con la infraestructura para realizar todas las pruebas genéticas en el área reproductiva.

1. Diagnóstico genético preimplantación PGS / PGD

Es el análisis genético de los embriones que se obtienen en la etapa de blastocisto (día 5) de un tratamiento de reproducción asistida (fertilización in vitro) para ayudar a que el bebé nazca sano.

  • Se realiza una biopsia de las células del embrión.
  • Permite identificar alteraciones genéticas en los embriones antes de la transferencia.
  • Aumenta de forma significativa los porcentajes de embarazo y de bebés sanos al nacer.

Las principales situaciones en las que se recomienda aplicar esta prueba, son:

  • Fallas en la implantación: Se han realizado dos o más transferencias de embriones de buena calidad y no se implantan. El factor endometrial y las anomalías cromosómicas afectan la capacidad de implantación del embrión.
  • Edad materna avanzada: El riesgo de anomalías cromosómicas en embriones y la probabilidad de abortos durante el primer trimestre aumenta con la edad, en especial a partir de los 40 años.
  • Abortos de repetición: Pacientes que han sufrido dos o más abortos espontáneos durante el primer trimestre.
  • Ciclos de fertilización in vitro fallidos: Casos en los que no hay embarazo pese a que la calidad embrionaria y endometrial es buena.
  • Infertilidad masculina: Alteraciones en la calidad espermática pueden condicionar la formación de embriones anormales en los cromosomas.
  • Embarazos previos con anomalías cromosómicas, bebés genéticamente anormales o malformaciones previas

2. Prueba genética de portadores para determinar el riesgo de tener un hijo con una enfermedad genética incurable

Determina si los padres son portadores de una o más mutaciones genéticas recesivas. Si ambos padres comparten una mutación en el mismo gen, su descendencia puede verse afectada.

3.-Análisis de receptibilidad endometrial

Determina el momento en que el endometrio es receptivo y cuándo se debe realizar la transferencia embrionaria para incrementar las probabilidades de éxito en pacientes que han tenido problemas con la implantación.

En algunos de estos casos, se han identificado alteraciones infecciosas (bacterias) endometriales que impiden la implantación. Este análisis también permite determinar la presencia o ausencia de dichas bacterias.

Cirugía reproductiva (microcirugía)

Cirugía para la reversión de la salpingoclasia – reanostomosis tubaria

Esta cirugía se realiza principalmente en las mujeres que se han realizado la salpingoclasia en el último parto/cesárea y que, por diferentes motivos, desean embarazarse de nuevo.

Es importante que un médico especialista en reproducción lleve a cabo una evaluación previa para determinar si la paciente es candidata a la cirugía de las trompas uterinas, dar su pronóstico y calcular la probabilidad de embarazo después del procedimiento.

Histeroscopia diagnóstica y operatoria

Es un procedimiento ambulatorio que permite evaluar la cavidad uterina mediante la visualización directa. Para hacerlo se utiliza un endoscopio, el cual se introduce a través del cuello uterino.

Principalmente, el procedimiento se lleva a cabo cuando hay alteraciones que impiden la implantación de los embriones o que ponen en riesgo los embarazos, por ejemplo: pólipos endometriales, miomas intrauterinos, sinequias o adherencias uterinas, sangrado uterino anormal, fallas previas de implantación o antes de comenzar un procedimiento de fertilización in vitro.

Laparoscopia operatoria

Es una de las principales cirugías que se realizan para corregir problemas de infertilidad. Con una incisión mínima (de 1 cm o menos), la mayoría de estos procedimientos son ambulatorios. Deben realizarse por un médico especializado en biología de la reproducción con un entrenamiento en dicho tipo de cirugías.

Las principales indicaciones de la laparoscopia son:

  1. Endometriosis: Una de las principales causas de dolor e infertilidad.
  2. Miomas fibromas: Cuando son grandes o distorsionan la cavidad uterina, producen infertilidad y problemas de implantación de los embriones.
  3. Quistes o tumores ováricos: Causan infertilidad sobre todo cuando son de endometriosis (endometriomas). Otros quistes grandes o complejos en los ovarios, como los teratomas, deben retirarse.
  4. Embarazo ectópico: Cuando el embrión se implanta fuera del útero, principalmente en las trompas uterinas.
  5. Alteraciones de las trompas uterinas: Adherencias entre las trompas, los ovarios y los intestinos alteran el funcionamiento de las trompas; también puede haber alteraciones cuando las trompas tienen infecciones o se llenan de líquido (hidrosalpinx).
  6. Otros problemas pélvicos
  7. En muchos casos, la laparoscopia se combina con histeroscopía, ya que, cuando hay problemas de infertilidad mixtos, éstos se resuelven en al mismo tiempo quirúrgico. De esta manera, se evitan segundas cirugías y exposición en el quirófano.

Para saber si necesitas una laparoscopia y cuáles son los motivos, busca la asesoría de tu médico especialista.

Biopsia testicular

La extracción testicular de espermatozoides es una técnica de mínima invasión. Se requiere una incisión pequeña (aprox. 1 cm) a nivel del escroto —para observar directamente el testículo— y otra pequeña incisión en la cubierta protectora del testículo. Se extraen pequeños fragmentos de su interior, es decir, de donde se forman los espermatozoides (túmulos seminíferos).

Esta técnica se utiliza en tratamientos de alta complejidad para extraer espermatozoides y utilizarlos para realizar el ICSI en los procedimientos de fertilización in vitro. Sirve en los siguientes casos: infertilidad masculina sin respuesta al tratamiento médico, vasectomía, falla en la recanalización de vasectomía, ausencia de conductos deferentes (eyaculadores) y otras alteraciones que hacen que el espermatozoide no sea eyaculado o sea de baja calidad.

Preservación de la fertilidad femenina y masculina

Preservación de la fertilidad femenina

¿Qué hacer si me diagnostican cáncer y aún no soy madre?

¿Qué hacer si soy una mujer joven pero aún no me quiero embarazar?

Si te encuentras en alguna de estas dos situaciones, en el Centro de Fertilidad IECH te podemos ayudar.

La criopreservación de óvulos y tejido ovárico es una nueva opción para preservar la fertilidad en la mujer. Esto significa que, en el futuro, cuando decidas embarazarte, contarás con las mismas probabilidades que tenías cuando decidiste preservar los óvulos.

Hay dos técnicas para la crioconservación: la vitrificación de óvulos y la criopreservación de tejido ovárico. En la técnica de vitrificación de óvulos, éstos se aspiran de los folículos del ovario para ser congelados de forma rápida. Así se minimiza la formación de cristales de hielo en los óvulos, lo cual permite mantener intacta la estructura celular, le da una excelente integridad y asegura un mejor desarrollo de los óvulos.

Está técnica se puede emplear en mujeres en edad fértil —desde los 18 a 38 años— con buenos resultados. Se requiere una valoración médica previa y un ciclo de tratamiento que dura alrededor de dos semanas para la posterior obtención de los óvulos.

Según la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, la vitrificación de óvulos es la técnica no experimental ideal para las pacientes que desean preservar la fertilidad.

La congelación de tejido ovárico, por su parte, es una técnica experimental en la cual se obtiene el tejido ovárico sano por medio de una microcirugía para ser criopreservado. Una de las principales ventajas de esta técnica —además de lograr el embarazo— es la reanudación de la función ovárica previa.

En el Centro de Fertilidad IECH contamos con un programa especial para las pacientes diagnosticadas con cáncer o alguna enfermedad que dañe su fertilidad.

Si quieres más información, puedes agendar una cita de preservación de fertilidad. Se valorará tu estado actual de fertilidad y nuestros especialistas te platicarán con detalle las distintas opciones que tienes.

Preservación de la fertilidad masculina

Almacenar espermatozoides es la mejor manera de proteger tus oportunidades reproductivas en el futuro. El almacenamiento permite preservar tu fertilidad cuando estás por iniciar tratamientos médicos o te encuentras en ciertas circunstancias especiales. Algunos casos comunes son:

  1. La persona se someterá a tratamientos relacionados con cáncer.
  2. El paciente se someterá a alguna cirugía de testículos o próstata.
  3. El individuo desea almacenar un respaldo de espermatozoides antes de realizarse una vasectomía.
  4. El varón presenta oligospermia (conteo bajo de espermatozoides) y requiere algún respaldo para el tratamiento de fertilidad.
  5. La persona está en alguna ocupación de alto riesgo.

Las muestras de semen se almacenan en un banco de semen, el cual tiene como propósito la crioconservación de espermatozoides humanos. Las muestras se congelan y guardan a una temperatura de -196 ˚C en tanques de almacenamiento con nitrógeno líquido. La crioconservación se realiza mediante un procedimiento seguro y ampliamente probado que permite almacenar las muestras por un tiempo indefinido, lo que asegura la supervivencia de un buen porcentaje de espermatozoides tras la descongelación.

El Centro de Fertilidad IECH cuenta con un banco de semen para ofrecerte un servicio de alta calidad con tecnología de vanguardia. Tenemos más de 20 años de experiencia en almacenamiento de semen.

Apoyo psicológico emocional

Un tratamiento de fertilización in vitro puede ser una experiencia que genere ansiedad y estrés en la pareja. En IECH queremos que las parejas que se encuentren en un tratamiento de reproducción asistida con nosotros, sepan que compartimos con ellos la meta de procrear un bebé y estamos comprometidos con lograrlo de forma conjunta.

Por ello, en IECH ofrecemos un programa de apoyo y acompañamiento emocional para ayudarles a disminuir el estrés y la ansiedad, emociones que comúnmente provocan que al menos un 60% de los pacientes decidan abandonar el tratamiento de fertilidad, o de seguirlo intentando, hacer que disminuya el porcentaje de éxito.

Por tanto, queremos acompañar a las parejas para que gocen de equilibrio emocional, sientan mayor tranquilidad y confianza y, así, puedan obtener el mejor resultado posible en su tratamiento de fertilidad.

Investigación y enseñanza médica

El Instituto para el Estudio de la Concepción Humana (IECH) es pionero en la reproducción asistida en México. Fue una de las primeras instituciones en formar médicos especialistas en el país y, a la fecha, ha capacitado más de 30 generaciones de médicos mexicanos y extranjeros.

El IECH cuenta con un programa de subespecialidad en Biología de la Reproducción Humana avalado por la Universidad Autónoma de México. Todos los médicos y los maestros del IECH cuentan con dicha subespecialidad y diferentes posgrados, maestrías y puestos de investigación en el área de medicina reproductiva.

El IECH constantemente realiza protocolos de investigación en medicina reproductiva que se presentan en los principales congresos nacionales e internacionales de biología de la reproducción.

El programa también está avalado por las principales asociaciones relacionadas con la medicina reproductiva, como la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción (AMMR), la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM), la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida (Red LARA), la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Tenemos más de 30 años de experiencia en formación, investigación y enseñanza.